DESCONCENTRACIÓN Y DESCENTRALIZACIÓN

Dentro de los PRINCIPIOS Y COMPETENCIAS DE ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LA ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO, el artículo 54 de la ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público, en su apartado 1º menciona que “La Administración General del Estado actúa y se organiza de acuerdo con los principios establecidos en el artículo 3, así como los de descentralización funcional y desconcentración funcional y territorial.

 Veamos el significado y diferencias de estos dos últimos conceptos

La DESCONCENTRACIÓN tiene lugar en aquellos supuestos en los que las competencias resolutorias están preferentemente atribuidas a los órganos inferiores de una organización, con el objetivo de descongestionar y aliviar las tareas de los superiores. Va a tener lugar siempre entre órganos de un mismo ente público, pudiéndose dar en cualquier Administración, territorial o institucional, siempre que exista una ordenación jerárquica que la permita.

Ejemplo: El Ministro del Interior y Secretario de Estado de Seguridad atribuyen competencias al Secretario General de Instituciones Penitenciarias, Subsecretarios, Subdirectores Generales, etc…

La DESCENTRALIZACIÓN es una técnica en cuya virtud las funciones públicas se distribuyen entre varias Entidades públicas, jurídicamente independientes y tiene como consecuencia la disminución de la vigilancia o tutela de la Administración de ámbito territorial superior sobre la Administración de ámbito territorial inferior.

Ejemplo: el Estado descentraliza sus funciones a favor de nuevos entes como las CC.AA., las Entidades Locales.

DIFERENCIAS

  • Desconcentración: no supone la creación de entidades distintas, sino la simple atribución de competencias a los órganos inferiores de la misma entidad. El órgano desconcentrado carece de personalidad jurídica y patrimonio propio y esta jerárquicamente subordinado a las autoridades superiores del organismo. En la desconcentración se han atribuido partes de competencia a órganos inferiores, pero siempre dentro de la misma organización o del mismo ente estatal.
  • Descentralización: acerca los niveles de decisión a los administrados. La descentralización aparece cuando la competencia se ha atribuido a un nuevo ente, separado de la administración central, dotado de personalidad jurídica propia y constituida por órganos propios que expresan la voluntad del ente.
  • Centralización: significa integrar diversas materias en un centro común y requiere necesariamente la dependencia de un poder central. La centralización implica que las facultades de decisión están reunidas en los órganos superiores de la administración.
  • Delegación de competencia: es una decisión del órgano administrativo a quien legalmente la competencia le corresponde, por la cual transfiere el ejercicio de todo o parte de la misma a un órgano inferior.
  • La desconcentración a diferencia de la descentralización, tiene lugar entre órganos de un mismo ente.
  • La descentralización tiene origen en una ley, la desconcentración en la ley o decreto, según los casos; mientras que la delegación se origina en un acto administrativo fundado en ley.
  • En la descentralización y en la desconcentración hay una atribución de competencias al inferior. En la delegación hay solo una transferencia total o parcial del ejercicio de la competencia, que sigue perteneciendo al superior; el cual puede retomarla nuevamente, supuesto inadmisible en la desconcentración y descentralización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.