Tratamiento Penitenciario (II)

Voluntariedad. El tratamiento es voluntario, por tanto la negativa al tratamiento no puede llevar consigo consecuencias disciplinarias, regimentales ni de regresión de grado (art. 112.3 RP).

Cuestión distinta es que se estimule al interno mostrándole las ventajas que el mismo conlleva, pero esta estimulación siempre ha de dejar en plena libertad al interno para tomar la decisión.

(arts. 4.2 y 61 de la LOGP  y art. 112.1 del RP) La satisfacción de sus intereses personales será tenida en cuenta en la medida compatible con las finalidades del tratamiento.

Negativa al mismo. En los casos en que exista rechazo a someterse al tratamiento, el criterio para la clasificación inicial del interno y posteriores revisiones de la misma se atendrá a la observación directa del comportamiento y los informes pertinentes del personal penitenciario de los Equipos Técnicos que tenga relación con el mismo, así como utilizando los datos documentales existentes, (Art. 112.4 RP)

Las actividades de tratamiento se llevarán cabo, en función, en cada caso concreto, de las condiciones más adecuadas para la consecución de los fines constitucionales y legales de la pena privativa de libertad, tanto (art. 113 RP)

  • En los propios Centros penitenciarios.
  • Fuera de los Centros penitenciarios.

Para ello, la Administración Penitenciaria deberá tener en cuenta los recursos existentes en la comunidad para la ejecución de las actividades del tratamiento penitenciario (art. 115 RP).

Son las siguientes:

  • Salidas programadas, (art. 114 RP)
  • Comunidad terapéutica, (art. 115 RP)
  • Programas de actuación especializada, (art. 116 RP): de drogodependencia, para los condenados por delitos contra la libertad sexual y para los casos de violencia de género (art. 42 L.O. 1/2004)
  • Enseñanza obligatoria, (art. 122 a 124 RP)
  • Educación infantil para menores, (art. 125 RP)
  • Unidades Educativas, (art. 126.1 RP)
  • Maestros, (art. 126.2 RP)
  • Biblioteca, (art. 127 RP)
  • Disposición de libros y periódicos, (art. 128 RP)
  • Disposición de ordenadores personales, (art. 129 RP)
  • Formación profesional y ocupacional, (art. 130 RP)
  • Actividades socioculturales y deportivas, (art. 131 RP)

Evolución del Tratamiento

La evolución en el tratamiento será motivo de una nueva clasificación del interno, con la consiguiente propuesta de traslado al establecimiento del régimen que corresponda, o, dentro del mismo, el pase de una sección a otra de diferente régimen (art. 65 LOGP)

  • Evolución favorable.Determinará la progresión de grado. Dependerá de la modificación de aquellos sectores o rasgos de la personalidad directamente relacionados con la actividad delictiva; se manifestará en la conducta global del interno y entrañará un acrecentamiento de la confianza depositada en el mismo y la atribución de responsabilidades, cada vez más importantes, que implicarán una mayor libertad.
  • Evolución desfavorable.Determinará la regresión de grado cuando se aprecie en el interno, en relación al tratamiento, una evolución desfavorable de su personalidad.
  • Revisión. Los internos serán estudiados, cada seis meses como máximo, para revisar su anterior clasificación. La decisión que corresponda será notificada al interesado.

Conclusión del Tratamiento

Informe pronóstico final. Cuando el Tratamiento haya finalizado o esté próxima la libertad del interno, se emitirá un informe pronóstico final, en el que se manifestarán los resultados conseguidos por el tratamiento y un juicio de probabilidad sobre el comportamiento futuro del sujeto en libertad, que, en su caso, se tendrá en cuenta en el expediente para la concesión de la libertad condicional (art. 67 LOGP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.