Para no perderse en esta oposición. ¿Por dónde empiezo?

Prepararse una oposición es un proceso muy diferente a como nos enfrentamos en el Instituto o en la Universidad. No basta con aprobar un examen o prueba.

Supone un cambio radical en nuestro estilo de vida, hay que tomárselo como un trabajo más, o bien compaginarlo con el que tengamos. La aventura merece la pena, y además hay que hacerlo bien.

Primero mira la convocatoria del año anterior, a efectos de ver si cumples los requisitos académicos y médicos, en qué consisten las pruebas de selección y el temario objeto  de preparación.

Hazte una agenda personal, para controlar el tiempo dedicado al estudio, deporte, trabajo, descansos, obligaciones personales, etc…

Con tu tiempo real de estudio disponible, establece tu horario de actividades diario y semanal, no te olvides de los repasos. Y procura respetar siempre tu horario.

Busca academia o preparador, el temario y ejercicios de la oposición. Procura elegir una que cumpla con tus expectativas, que te de orientaciones de estudios, proporcione esquemas y resúmenes, te dé explicaciones de la materia, te resuelva las dudas e incluya las actualizaciones. Y todo aquello que precises pídelo.

Evita los foros y distracciones innecesarias, haya mucha contaminación en el ambiente, necesitas todo el tiempo para tu preparación.

Como las pruebas van mucho a la literalidad, necesitas legislación de consulta, principalmente la Ley Orgánica General Penitenciaria, el Reglamento Penitenciario, pero también la Constitución, el Código Penal, el Estatuto Básico del Empleado Público, entre otras.

¿Por dónde empiezo a estudiar? Por penitenciario por supuesto, pero no por el primer tema. Sigue una planificación didáctica, aquí la pericia del preparador es importante, ya que te permitirá aprovechar la comprensión de la materia para su memorización y así  obtener mayor rendimiento en el estudio.

Aunque Penitenciario es la materia troncal base de la oposición, debes intercalar áreas y actividades (Penal parte General, Procesal, Constitución, Ministerio del Interior, Estatuto Básico del Empleado Público, Contratos, Conducta humana, Penal parte Especial,…)

Finalmente debéis de seguir un método, una estrategia de preparación, que sea real y adaptada a tus posibilidades.

“Sacar una plaza es posible, requiere estar muy preparado y algo de suerte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.