Medidas de seguridad

Según el Art. 6 del Código Penal  las medidas de seguridad se fundamentan en la peligrosidad del sujeto al que se le imponen y que se exterioriza en la comisión de un hecho previsto como delito. Se establece que las medidas de seguridad no pueden ser ni más gravosas ni de más duración que la pena abstractamente aplicable al hecho cometido, ni exceder el límite necesario para prevenir la peligrosidad del autor. Supone una materialización del principio de proporcionalidad; las medidas de seguridad deben ser correlativas a la criminalidad.

Además, según el art. 95.1 del Código Penal, para que el juez imponga una medida de seguridad, es necesario que el sujeto haya cometido un hecho previsto como delito y debe existir posibilidad de que el sujeto pueda llevar a cabo actividades delictivas, es una de las bases de la imposición de las medidas de seguridad. El delincuente puede llevar a cabo actividades delictivas en el futuro, debido a su comportamiento peligroso, por lo que es necesario tomar alguna medida que lo evite.

Las medidas de seguridad se establecen siguiendo unos principios:

La inimputabilidad y semiimputabilidad

En los casos de inimputabilidad, por anomalías mentales, intoxicación plena, síndrome de abstinencia y alteración en la percepción de la realidad (Art. 20 Código Penal), las medidas de seguridad se pueden imponer de forma alternativa a la pena. En este caso se basan las medidas de seguridad en la peligrosidad criminal. Se deberán internar las personas responsables en este caso, si es necesario y en un centro que se adapte a la situación del criminal, como un psiquiátrico, centro educativo, de desintoxicación, etc. (Art. 96 Código Penal).

En los casos de semiimputabilidad, son en los que concurren los casos anteriores pero de forma incompleta (Art. 21.1 del Código Penal). En el Art. 104 del Código Penal, se determina que, en los casos de la eximente incompleta de alteración mental, intoxicación plena y alteración de la percepción de la realidad, se podrán imponer medidas de seguridad, junto a las correspondientes penas. Las medidas de seguridad para los inimputables son las previstas en los Art. 101, 102 Y 103 del Código Penal.

En caso de que se acumule una pena con una medida de seguridad, esto se denominará sistema vicarial. Se prohíbe en este sistema aplicar una medida de internamiento si la pena impuesta no es privativa de libertad (Art. 104 Código Penal).

Las medidas de seguridad y su aplicación

En el Art. 96  del Código Penal, se distingue entre las medidas de seguridad privativas de libertad y las no privativas de libertad.

Las privativas son los internamientos en centros de tratamiento, mientras que las no privativas son las modalidades como la inhabilitación profesional, por ejemplo.

Solo si la pena es privativa de libertad se puede imponer cualquier medida de seguridad (Art. 95 y 96 del Código Penal). En caso de penas no privativas de libertad, solo se podrán imponer algunas de las medidas de seguridad.

A la hora de imponer una medida de seguridad, el juez debe tener en cuenta la gravedad del delito, la duración de la medida y la proporcionalidad a la peligrosidad del delincuente.

Las medidas de internamiento no se pueden imponer si no existe una pena privativa de libertad para el delito, en los Art. 101,a 103,Código Penal se exige que sea esta medida necesaria. En caso de que no sea necesaria se utilizará una medida no privativa de libertad.

Además de esto se tienen en cuenta unas normas para establecer la duración temporal del internamiento.

1. En el caso de las eximentes completas, los Art. 101 a 103 del Código Penal no determinan qué pena debe entenderse como privativa de libertad, por lo que se utilizan los Art. 6 y Art. 95 del Código Penal, según los cuales la medida de seguridad no puede ser más gravosa que la pena, y no se puede imponer la medida de internamiento si la pena no es privativa de libertad.

El límite de la medida de internamiento no puede ser por tanto, superior a la pena en abstracto que tiene el delito señalada en el Código Penal. La pena debe determinarse como si el sujeto hubiera sido declarado responsable, se utilizarán las circunstancias atenuantes y agravantes que existan en el sujeto, modificando la pena y finalmente, con la pena que surja se establecerá la medida de seguridad de internamiento.

2. En el caso de las eximentes incompletasse utiliza el Art. 104 del Código Penal, por el que la pena privativa de libertad es el presupuesto para determinar la medida del internamiento, solo cabe ésta si la pena es privativa de libertad. La pena se utiliza como límite temporal del internamiento también, porque no puede superar éste.

La ejecución de las medidas de seguridad

Las medidas de seguridad se ejecutarán siguiendo el avance del sujeto sometido a las mismas. Se tendrá en cuenta su peligrosidad y que el internamiento es el último recurso.

Durante la ejecución de las medidas de seguridad caben ciertos cambios, previstos por el Art. 97 del Código Penal. Según éste el juez podrá:

            – Mantener la medida de seguridad.

            – Decretar el cese de la medida de seguridad.

            – Sustituir la medida de seguridad por otra.

            – Y suspender la ejecución de la medida de seguridad por los resultados obtenidos.

El Juez de Vigilancia deberá revisará anualmente la situación de la persona sometida a la medida de seguridad. (Art. 98 del Código Penal)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.