Procedimiento Clasificación Automática

El interno no tiene porqué empezar el cumplimiento de la pena en un determinado grado para ir avanzando de forma progresiva después hasta el grado final. Si no, que se permite, siempre que tras la observación y clasificación correspondiente resulte estar en condiciones para ello, el ser situado inicialmente en grado superior, excepto el de libertad condicional, sin tener que pasar necesariamente por los que le preceden.   “Para que un interno que no tenga extinguida la cuarta parte de la condena o condenas pueda ser propuesto para tercer grado, deberá transcurrir el tiempo de estudio suficiente para obtener un adecuado conocimiento del mismo y concurrir, favorablemente calificadas, las variables intervinientes…” (Art. 104.3 RP) Además, en ningún caso se mantendrá al interno en un grado inferior cuando por la evolución de su tratamiento se merezca una progresión (art. 72 LOGP).

Para poder realizar un tratamiento individualizado la LOGP nos indica que tras la observación de cada penado se procederá a su clasificación, que determina el destino del penado al Establecimiento cuyo régimen sea más adecuado a su tratamiento.

Para determinar cuál es el grado adecuado, se realiza una propuesta de clasificación inicial penitenciaria por parte de la Junta de Tratamiento, la cual tendrá en cuenta la personalidad y el historial individual, familiar, social y delictivo del interno, la duración de las penas, el medio social al que retorne el recluso y los recursos o facilidades y dificultades presentes en cada caso para el éxito del tratamiento (art. 102.2 RP).

La propuesta se debe formular en un impreso normalizado aprobado por el Centro Directivo en un máximo de dos meses (ampliable 2 meses más) desde la recepción en el Establecimiento penitenciario del testimonio de la sentencia (art. 103 LOGP).

La resolución sobre la propuesta de clasificación se dictará de forma escrita y motivada, por parte del Centro Directivo en un máximo de 2 meses desde su recepción. La resolución de la clasificación inicial se le comunicara al interno, indicándole que puede recurrirla ante el Juez de vigilancia conforme al art. 76.2 f) de la LOGP. Es necesario aclarar que solo puede recurrir las resoluciones de clasificación o revisión de grado el penado y/o su representante legal y el Ministerio Fiscal (Leganés Gómez, 2013, pp. 347).

Asimismo habrá de tenerse en cuenta que cuando se trate de penados con condenas de hasta un año, la propuesta de clasificación inicial debe ser adoptada de forma unánime por la Junta de Tratamiento y tendrá la consideración de resolución de clasificación inicial a todos los efectos, salvo cuando se haya propuesto primer grado, en cuyo caso la resolución corresponderá al Centro Directivo. En caso de que la propuesta a primer y segundo grado no fuere unánime, la misma remitirá al Centro Directivo para dictar resolución de clasificación inicial.

En cambio cuando sean sujetos condenados a penas superiores a un año de privación de libertad, el órgano competente para dictar la resolución de clasificación, que deberá ser motivada y por escrito, es el Centro Directivo. Dicha resolución deberá dictarse en un plazo máximo de dos meses desde la recepción de la propuesta, que podrá ampliarse a otros dos meses más por dicho Centro Directivo, para la mejor observación de la conducta y consolidación de los factores positivos del interno. La resolución se le notificara al interno para que este pueda recurrir ante el Juez de Vigilancia (este órgano no actúa de oficio).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.