Distinción entre la acumulación del artículo 988 LECr. y la refundición del artículo 193 del Reglamento Penitenciario

Con carácter previo a analizar cuáles son los límites cuantitativos que el Código Penal prevé en la ejecución de las penas, es necesario distinguir el suceso de acumulación de condenas de otros instrumentos previstos en la legislación penitenciaria. En este sentido, se observa en la práctica jurídica que, para referirnos a este caso concreto, se suele utilizar indistintamente el término «acumulación» o «refundición» de condenas.

En realidad, el art. 988 LECr. no se refiere a él con un término específico, sino que simplemente se establece que el Juez dictará auto en el que se relacionarán todas las penas impuestas al reo, determinando el máximo de cumplimiento de las mismas. En cambio, en el segundo párrafo del art. 76 CP sí se alude a los hechos que son objeto de «acumulación».

En cualquier caso, con independencia de que se utilice el término «acumulación» o «refundición» de condenas, el incidente al que alude el art. 988 LECr. no debe confundirse con el instrumento que se prevé en la legislación penitenciaria para la suma de las distintas penas de prisión que esté cumpliendo un condenado. En este sentido, el art. 193 del Reglamento Penitenciario establece un instrumento que se conoce en la práctica como «refundición» y que sirve de base para el cómputo de las 2/3 o 3/4 partes de la condena a efectos de concesión de la llamada libertad condicional, de tal modo que la suma de las penas se considerará una sola condena, precisamente para evitar que, al producirse el cumplimiento sucesivo de las penas, el condenado pudiera disfrutar de libertad condicional en cada una de sus condenas, debiendo reingresar al término para iniciar el cumplimiento de la siguiente.

En cambio, la acumulación de condenas a la que se refiere el art. 988 LECr. tiene por objeto la efectividad de los límites máximos de cumplimiento que prevé el art. 76 CP cuando, por imposición de varias penas correspondientes a distintos delitos —ya hayan sido enjuiciados en un solo proceso o en varios—, la suma de todas ellas pueda exceder de tal limitación.

En consecuencia, aun cuando en la práctica, las expresiones «acumulación» o «refundición» de condenas suelen utilizarse indistintamente para referirnos al incidente previsto en el art. 988 LECr., resulta necesario distinguirlo del cómputo al que se alude el Reglamento Penitenciario, siendo dos figuras independientes y no excluyentes entre sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.